Saltar al contenido

Juicio de Berta Caceres: chat revela más de lo que la fiscalía quiere que se sepa.

junio 2, 2021

Tegucigalpa, Honduras En el más reciente debate del Juicio por la muerte de Berta Caceres se han revelado elementos preocupantes que la fiscalía no quiere que se conozcan y tampoco la parte acusadora privada.

La defensa del acusado David Castillo continúa mostrando que no se agotaron las líneas de investigación sobre la desafortunada muerte de Berta Caceres y que todo el proceso se ha encontrado viciado, que ha sido una cacería de brujas.

El juicio por la muerte de Berta Cáceres sigue dando sorpresas donde la defensa del imputado en esta causa preguntó a una perita de la parte acusadora por una conversación en Telegram donde la ambientalista y su entonces pareja sentimental, Aureliano Molina conversan sobre “aterrizar un pájaro”.
La perita interrogada al respecto fue Gladys Tzul Tzul, quien hizo un estudio sobre lo que ella llama un contexto de criminalización en el que ocurrió el crimen.
Ella dijo en el contrainterrogatorio de los defensores de Roberto David Castillo, haber tenido a la vista, para realizar su peritaje, los chats descargados del celular de Berta Cáceres después de su muerte, extracciones que ocurrieron como parte de las investigaciones.
Entonces los defensores le consultaron si leyó un chat en donde ella conversa con Aureliano Molina, cuyo contacto aparece como “Jerónimo 2”.
En ese sentido, la defensa aludía a una conversación mediante la aplicación llamada “Telegram”, la que ocurrió en junio de 2015.

Chat de Telegram entre Berta Caceres y Aureliano Molina


Conversación sobre “aterrizar un pájaro”


En la conversación, “Jerónimo 2” le pregunta Berta Cáceres si considera seguro hablar mediante Telegram. Ella le responde que vaya a “opciones”.
En seguida, “Jerónimo 2” le escribe: Dime qué pensarías, que presten un terreno para que aterrice un pájaro”.
Berta Cáceres entonces le responde: “Si no tiene impacto en el proceso”. Aureliano le comenta: “No se saverá”.
En la conversación, constantemente, “Jerónimo 2”, insiste en que la parcela será utilizada una sola vez. “Una entrada, una salida”, agregó.
La defensa le consultó a Tzul Tzul por qué no analizó esta conversación de “Jerónimo 2”, que persistía en inducirla a que consiguiera un predio.
La interrogante provocó la objeción de las contrapartes, tanto la Fiscalía como los abogados acusadores privados; estaban en desacuerdo con que se hiciera el cuestionamiento.
La pregunta concreta es ¿cómo califica ese tipo de violencia contra una mujer indígena?, preguntó la defensora de Castillo.
La perita se limitó a contestar sobre el chat o conversación: “No lo revise”.


Chat de Telegram entre Berta Caceres y Aureliano Molina

Observadores: Hay indicios de otros actores


Al respecto, un grupo de organizaciones divulgó ayer una postura en reclamo del derecho de la verdad y el esclarecimiento del crimen.
Ellos aseguran que en el juicio han surgido una serie de “indicios de complicidad criminal de otros actores”.
Explican que esos “indicios” resultan principalmente de los “chats y demás datos extraídos de los teléfonos”. No obstante, ellos aseguran que son extracciones hechas a los aparatos del acusado y de otros ya condenados.
Pero la defensa asegura que del teléfono del acusado no hubo más extracciones, sino que estas se hicieron del teléfono de la fallecida.
Este juicio, que ya lleva un mes en debate, reinicia esta mañana en el Tribunal de Sentencias con Jurisdicción Nacional.

Quizás le interese leer: Raquítica Alianza de Oposición sin forma ni estructura